El gato Manx


11 Los Manx podrían pasar por unos felinos comunes si no saltara un detalle a nuestra vista: no tienen cola, debido a una mutación genética.

En su lugar, tienen un muñón al final de la columna vertebral, que en la mayoría de animales está articulado. Debido a esta ausencia de cola, esta raza se caracteriza por ser una de las más expresivas, juguetonas y cariñosas.

Aunque esta raza esté muy extendida por todo el mundo, se cree que provienen de la Isla de Man. Se pusieron muy de moda en Inglaterra y América a principios del siglo XX. Su cabeza es de buen tamaño, ancha, redonda, con mejillas bien desarrolladas, nariz larga, orejas ligeramente en punta y separadas, cuello corto y fuerte. Tiene ojos anchos y redondos. De cuerpo musculoso, con grupa redondeada y espalda corta. Junto con el Cymric es la única raza felina que carece de cola, esto compromete en cierta medida el equilibrio del animal.

Este rasgo es controlado por un solo gen: cuando ambos alelos son dominantes nace un gato con cola; si se presenta uno recesivo, nace un gato Manx; de ser ambos recesivos, el feto no completa su desarrollo.  .