El gato Tonquinés


11 Esta raza de considerable resistencia, probablemente surgió en Canadá por los años 60, nació del cruce de gatos de raza Siamés y gatos de raza Burmés.

No notándose muchas veces su heredada máscara y extremos de Siamés, pues esto es más difuso en él. Esta raza es una de las más afectuosas, siempre quiere demostrar su cariño, lo que puede acarrear cierto problema bastante serio, pues el gato Tonquinés asocia a los coches con las personas, teniendo así la tendencia de acercase a ellos sin medir peligros. El Tonquinés por sobre todo necesita recibir mucho afecto, y uno que otro momento de juego con su dueño.

Es bastante asiduo al exterior en donde dedicará el tiempo a ejercitarse. Esta raza es una de las que se adaptan con facilidad a los viajes, y no perdiendo la oportunidad de disfrutar cada paisaje. Apariencia General: Su pelaje es sumamente suave, corto y con un brillo elegante.

El cuerpo del gato Tonquinés es esbelto y de tamaño mediano, sus patas son largas.

La cabeza es redonda con una nariz larga, hocico cuadrado, ojos almendrados ligeramente oblicuos y grandes orejas redondeadas en las puntas. El Tonquinés se presenta en 5 variedad todas de ojos color verdiazul: - Visón natural, de capa marrón con extremos de marrón oscuro. - Visón azul, de capa azul-gris con marcas azules. - Visón miel, de capa marrón profundo con marcas de color chocolate. - Visón champagne, de capa marrón-amarillenta, con marcas de marrón claro. - Visón platino, de capa gris con marcas más oscuras. Carácter: Este es un gato afectuoso, nada introvertido, la mayor parte del tiempo ejercita y disfruta del jugar. Tanto la vida en interiores como exteriores le sientan bien, logrando vivir muchos años y dar lo mejor de él a su amo..