El gobierno australiano presentó pruebas de la caza comercial de ballenas


11 El gobierno australiano presentó ayer fotografías tomadas desde el barco Ocean Viking, de su servicio de aduanas, con las que quiere demostrar que la caza de ballenas, que la flota japonesa lleva a cabo en el océano Antártico con el pretexto de la investigación científica, es en realidad una práctica comercial que se realiza con gran sufrimiento de los mamíferos. Por su parte, el Instituto de Investigación de los Cetáceos, organismo independiente pero con apoyo del gobierno de Japón, que le comisionó hace 20 años la captura de ballenas supuestamente con fines científicos, reaccionó ante la presentación acusando al gobierno australiano de estar usando propaganda emocional.

“Nuestro programa requiere muestras aleatorias de la población antártica y por eso habrá variedad de tamaños”, afirmó el director del Instituto, Minoru Morimoto, que explicó que la pareja de ballenas que aparecen en una de las fotografías no son una madre y su cría, en contra de lo que habían anunciado medios de comunicación australianos. Hace 20 años Japón decidió oficialmente que abandonaba la caza comercial de ballenas y optó por seguir capturando especímenes del gran mamífero marino con la excusa de la investigación científica.

Durante este tiempo la flota japonesa ha capturado más de 10.000 ejemplares y la carne del cetáceo ha continuado estando presente en algunos supermercados y sobre todo en restaurantes especializados. La controversia estuvo a punto de alcanzar categoría de crisis diplomàtica tras la captura por uno de los balleneros japoneses de dos activistas de Greenpeace, uno británico y otro australiano, que trataban de impedir sus actividades. Ambos fueron entregados a las autoridades australianas, que ahora tienen a la nave Ocean Viking siguiendo a los balleneros y recogiendo pruebas para su posible uso ante el Tribunal Internacional del Derecho del Mar. Frente a la postura decidida del gobierno australiano, las autoridades de Tokio han tratado de desactivar la polémica y reconducirla a una discusión de tipo técnico en la Comisión Ballenera Internacional.

Por otra parte, en los medios de comunicación japoneses no faltan las voces que acusan a Australia de hipocresía por su oposición a la captura de ballenas mientras autoriza cada año la caza de miles de canguros y otros marsupiales en su propio territorio..