El perro Boyero de Flandes


11 Francia y Bélgica discuten tanto su nacionalidad como su origen.  El Boyero de Flandes nació probablemente del cruce de Griffones y Pastores de Beauce durante la guerra, entre los años de 1914 y 1918, llegando a casi desaparecer en los combates de Flandes. Siendo en 1923 el año que el Boyero de Flandes fue recuperado de la aniquilación, juntando de uno y otro lugar los sobrevivientes de esta hermosa y gigante raza. Apariencia General: De tamaño grande con un parecido al pequeño Shnaucer, este perro alcanza fácilmente la altura de 68 cm.

pesando además un aproximado de 40 kilos.

Su cabeza es grande y fuerte, presenta barba y mostachos, tiene una mirada que demuestra su natural lealtad. El Boyero de Flandes es un perro repleto de energía, su cuerpo es corto pero guarda una potencia aceptable, sus patas anteriores son musculadas y su pelo duro, aceptado en colores negro, rubio, gris y atigrado. Carácter: Es un perro fundamentalmente bueno, indicado por ello para vivir en familia. Utilización: Creado naturalmente para la vigilancia en el campo, exactamente de los bovinos, sin embargo por tener aquella potencia física e inteligencia canina, fue empleado para el rescate de heridos de los campos de batalla, actualmente es usado como perro de guarda en especial de los hogares donde es bien acogido..