El perro Bulldog Francés


11 Pequeño y compacto, el Bulldog Francés, que también ha sido llamado Frenchie, se caracteriza por la piel arrugada de su cabeza y sus orejas de murciélago.

No te dejes engañar por su carita de malvado: es una mascota reconocida como excelente compañía, de temperamento muy dócil y agradable. Su origen deriva del bulldog inglés, pero tuvo la influencia de criadores franceses y norteamericanos que lograron obtener una raza diferente.

De baja estatura, sólida estructura ósea y muy musculoso, el Bulldog Francés alcanza unos 35 centímetros, y pesa entre 8 y 14 kg. Les encanta ser el centro de todas las atenciones y la mayoría de los ejemplares de esta raza siente una verdadera adoración por los niños. Es un perro muy seguro de sí mismo, adaptable, no ladra demasiado, le encanta jugar y salir a pasear.

Puede vivir bien tanto en una gran casa como en un apartamento.

Inteligente y sociable, tiene un extremo apego por sus dueños. Los Bulldogs Franceses no son buenos nadadores, quizá debido a ser perros pesados. Prefieren actividades como caminatas, pero cuida que no esté rayo del sol de forma excesiva, porque no tiene buena resistencia al calor..