El perro Keeshond


11 Empleado como can de vigilancia, el Keeshond proviene de los perros Spitz, surgidos en las regiones árticas.

Es un muy buen compañero, completamente fiel a su dueño, y en sus orígenes nunca fue adoptado como perro de cacería. Este animal tiene un temperamento cordial, dócil, obediente y sociable, además de ser muy inteligente.

Se trata de una raza bastante demandante y le gusta que le presten atención. Los colores del Keeshond pueden ser negro, gris o crema. Un cuidado fundamental para esta raza, como en otros perros de pelo largo, es el cepillado, que tendrá que hacerse con frecuencia diaria.

Ejercitarse constantemente es otro de los requerimentos de esta mascota, debido a su naturaleza activa. Si se siente dejado a un lado por su amo, para llamar la atención puede reaccionar con fuertes ladridos y hasta dañar algún objeto de la casa.

De todas maneras, es una mascota de fácil adaptación que puede tenerse tanto en casas como en apartamentos, y adora a los niños..