El pez killi


11 Los killis son peces de agua dulce que pertenecen a la familia de los ciprinidontídeos (Cyprinodontidae), o "carpas dentadas", y se los encuentra distribuidos naturalmente en todos los continentes con excepción de Oceanía, siendo peces muy resistentes y de reproducción rápida. Son peces que ostentan un tamaño promedio de 5 cm, pero algunos ejemplares suelen alcanzar una talla de 15 cm.

Algunas especies de killis viven en grandes cardúmenes, mientras que otras conviven en pequeños grupos en donde existe un macho dominante que protege su territorio de los invasores. Los killis son peces que no presentan demasiadas complicaciones en cuanto a su mantenimiento, por lo que podrás incorporarlos a tu acuario incluso si eres principiante. Además, su reproducción resulta bastante sencilla.

Pero, eso sí, quizás te cueste un poco conseguirlos en las tiendas de mascotas... La mayoría de los killis son comprados o intercambiados con criadores domésticos. Existe un enorme intercambio informal entre acuaristas a nivel mundial, y es muy común que los "killiófilos" troquen sus preciadas puestas de huevos con colegas de toda Europa, Japón, Centroamérica y Sudamérica. A consecuencia de ello, cualquier acuarista habitualmente se inicia en el fantástico mundo de los killis a través de una turba, o puesta de huevos, que usualmente fue obsequiada, intercambiada o comprada a otro aficionado, sin haber puesto ni siquiera un pie en la tienda de mascotas... Lo mínimo e indispensable para la cría de killis es un acuario de 10 a 20 litros, con tapa o malla, una turba con la puesta de la especie seleccionada, una ración de alimento vivo dependiendo de la especie (artemias, gusanos grindal, larvas de mosquito, lombrices trozadas, etc.), plantas como musgo de java o riccia y cambios periódicos de agua (podrías prescindir del filtro)..