El rastro en España de la matanza de focas canadiense


11 Aunque sea mínima, la importación de foca existe en España.

Nuestro país comercializa sobre todo aceites de foca y pieles de estos animales.

Productos sustituibles como también lo es su caza. Los pescadores canadienses sólo obtienen de ella el 1% de sus ganancias anuales.

La temporada 2008 ha comenzado el 28 de marzo, y le costará la vida a 275.000 focas arpa. España es uno de los países europeos que importa y comercializa productos derivados de la foca.

Lo hace en una proporción mínima, pero según explica Matilde Figueroa, portavoz de la Fundación Altarriba, "también innecesaria". Los productos que se consumen en España "son aceites y cápsulas de omega 3, que se podrían sustituir perfectamente por productos de origen vegetal, y pieles de lujo".

Aquí no se produce el consumo de carne ni de penes de foca.

Estos últimos con grandes propiedades afrodisiacas, según los asiáticos. Gucci, Versace y Prada son los diseñadores más conocidos que comercializan productos con piel de foca en nuestro país. Antes también lo hacía Dolce & Gabbana, pero en abril de 2007 renunció a su uso.

Otra casa que también lo hizo fue la gallega Viso que utilizaba el aceite de foca en algunos productos para la limpieza de piel y que retiró por la presión de las asociaciones y de los propios compradores.

Lo que sí continúa es la venta de aceites y cápsulas de omega 3 y omega 6 hechas con grasa de foca, los más famosos de la casa Anroch Fharma. La actitud de la Unión Europea Pero la realidad en España va mucho más allá. Nuestro país no se moja y no se arriesga a condenar estas cacerías.

Y esto es, según la Fundación Altarriba, porque "en cuanto España rechace estas matanzas se le va a echar la sociedad internacional encima porque sacarán a la palestra el tema de las corridas de toros".

De ahí que según Figueroa, "el Gobierno canadiense esté tranquilo porque cuando se produzca una votación en la Unión Europea —todavía sin fecha—, España apoyará la exportación y arrastrará consigo a más países". ¿Qué podemos hacer? Aparte de no comprar los pocos productos que se venden hechos con focas, tanto la Fundación Altarriba como AnimaNaturalis abogan por " no comprar marisco procedente de Canadá para boicotear la caza anual de estos mamíferos desde nuestro país". Y especialmente, el bogavante.

El 80% de esta variedad de marisco vendida en España procede del país americano, por eso las asociaciones de defensa de los animales reclaman a los españoles que no compren productos de este origen.

¿Por qué boicotear el marisco? Entre un 95% y un 99% de las ganancias anuales de los pescadores canadienses procede de la venta de pescado y marisco. Lo que esperan las organizaciones es que ante esta pérdida, Canadá elija y elimine la caza de focas que genera muchos menos beneficios..