Enfermedad del arañazo del gato


11 Se trata de una enfermedad de origen bacteriano porvocada por la bacteria Haemobartonella henselae.

Es una enfermedad esporádica, aunque se han detectado pequeños brotes familiares y en la mayoría de los casos se presenta en niños.

En climas templados es más frecuente en otoño e invierno, en climas cálidos no hay diferencias estacionales. Lo más sorprendente de esta enfermedad es que se relaciona con arañazos o mordidas de gatos. En un 65% de los casos, los pacientes fueron arañados o mordidos por gatos y el 90% de los casos tuvieron algún contacto con estos animales, aunque hay dudas si el gato transmite la enfermedad o accidentalmente transporta la bacteria en el exterior de su cuerpo (vector mecánico). Las bacterias entran por pequeñas heridas en la piel, y por ello es que se asocia la enfermedad a los arañazos, aunque se han observado casos en los que la lesión en la piel fue infringida por objetos inanimados: astillas, alfileres, espinas, etc.

En cerca del 50% de los casos se observan lesiones primarias en el lugar de la inoculación que consisten en úlceras con un área enrojecida alrededor o con pápulas rojizas, pústulas o vesículas. Hay inflamación del ganglio linfático de la zona, normalmente en el codo, axila, cuello, muslo o ingle que persiste de unas semanas a varios meses, por lo general es dolorosa y supura en el 25% de los casos.

Una alta proporción de pacientes presenta síntomas de infección sistémica con fiebre ligera y de corta duración y menos frecuentemente, escalofríos, anorexia, malestar, dolores generalizados y vómitos. En general es una enfermedad benigna y se cura en forma espontánea sin dejar secuelas, aunque existen unos pocos casos donde progresa a estados más graves..