Enfermedades de los perros (IV)


11 La rabia, como ya habiamos dicho, es una enfermedad infecciosa que se contagia casi siempre por una irritabilidad y agresividad del animal infectado, el cual ataca al que se le ponga por delante.

Pueden infectarse todos los animales además del hombre, la rata y casi todos roedores, el zorro, el coyote, el lobo, el caballo, el buey, la oveja, la cabra, el cerdo, el mono, entre otros. Los síntomas en un perro son fáciles de detectar, pues el animal sufre un trastorno evidente de sus costumbres.

Los animales se agotan, mueren totalmente desquiciados y sin poder orinar, entre los siete y doce días posteriores a los primeros síntomas. Se puede evitar si se mantienen las vacunas al día ( la primera a los 6 meses, luego al año y se va repitiendo una dosis todos los años). También tenemos la Leptospirosis o Tifus canino que es una enfermedad grave, infecciosa y puede ser adquirida incluso por el hombre(zoonosis).

Lo transmite la orina de las ratas o  aguas contaminadas, y cuando un perro es contagiado se vuelve transmisor a través de su orina.

Actualmente se pueden tratar la mayoría de los casos. Luego está la Hepatitis infecciosa, enfermedad contagiosa mundial de los perros, con signos muy variables que van desde fiebre a depresión severa y hemorragia prolongada. Las heces, la orina y la saliva son las vías de infección.

Tanto esta como el Tifus canino pueden prevenirse mediante vacunas.   .