Ese hipnótico punto rojo


11   Ya sabemos que a nuestros gatos les encanta cazar.

Cualquier cosa que se mueva será la presa infortunada de nuestro aburrido gatito.

Pelotas, paquetes de cigarrillos arrugados, lápices, nuestro cabello, insectos... quién no ha observado con el rostro desencajado cómo nuestro gato nos regala entre maullidos de orgullo una cucaracha que asoma de su boca y que echará a volar apenas la libere? Un gato en la casa es la prueba de que no perderemos nuestra capacidad de asombro.

He aquí un milagro de la electrónica que nos dejará con la boca abierta: un simple puntero láser.

Una maravilla de la hiponsis. Nuestras fieras treparán sobre los muebles, cortinados, derribarán libros, se estrellarán contra puertas y paredes, girarán por el suelo como locos, caerán dentro de peceras, etc.

No habrá lugar que se salve. Pero a no preocuparse, es casi imposible que sufran un accidente.

Todo depende de cómo usemos nuestro "control remoto". Este juego es ideal para gatos (y a veces perros) aburridos, en lugares pequeños y sin diversiones o presas que cazar. Para aquellos que se encuentren deprimidos o convalecientes será una distracción y a la vez un estímulo psicológico, aunque por poco tiempo en el caso de los enfermos, ya que deben descansar para recuperarse.

Pero más allá de las diversiones y el ejercicio, este juego tendrá un punto en contra para nuestros gatos, ya que nunca podrán comer a su presa! En el video que mostramos a continuación se ve claramente el efecto que produce en nuestros gatos. .