Estudios para diagnosticar problemas de corazón en mascotas (II)


11 Para un correcto control del estado del sistema circulatorio de nuestras mascotas hay prácticas que son de vital importancia.

Realizadas por el veterinario, pueden evitar complicaciones serias en la salud del animal. La más simple, que es también la primera a utilizarse es la auscultación, para determinar la existencia de soplos o arritmias cardíacas.

Si alguno de estos problemas es detectado, se indicarán otros estudios más complejos, a fin de llegar a un diagnóstico más preciso e iniciar el tratamiento adecuado. Las prácticas más usadas en estos casos son: Examen clínico cardiocirculatorio completo: se utiliza en los animales gerontes y en todos los que presenten insuficiencias cardíacas. Electrocardiograma: permite conocer la frecuencia y el ritmo cardíacos. Mediante este estudio se diagnostican las arritmias y trastornos de conducción presentes en las cardiomiopatías. Holter: estudio muy detenido y costoso, por lo cual no tiene tanta difusión en veterinaria, registra todos los latidos del corazón del animal durante 24 horas, mientras se toman nota de las actividades que realiza la mascota en ese día. Radiografía de tórax: más sencilla, arroja resultados acerca de los movimientos torácicos del animal..