Gato esfinge. Un gato sin pelos


11 El Sphynx o Gato Esfinge actual se desarrolló a partir de gatos sin pelo que aparecieron en una mutación en Ontario (Canadá) en 1966 y es una mutación natural que sucedió a partir de un gato doméstico de pelo corto.

El Gato Esfinge es un gato dulce, activo, inteligente y fácil de manipular.

Es fácil de entrenar y disfruta estando ocupado, por lo que en un hogar con bullicio se sentirá en su casa. El Gato Esfinge es extremadamente cariñoso y le encantan las casas llenas de personas y animales. Es vivaz, travieso, juguetón e independiente.

Es sociable con sus congéneres y con los perros y nunca es agresivo.

Es un gato afectuoso e incluso posesivo, al que le agrada mucho que lo mimen. La vida en un apartamento es muy apta para el, dado que es sensible al frío, al calor y a la humedad. El Gato Esfinge se conoce como el gato que no tiene pelo, pero, en realidad, este gato tiene un pelo muy corto, como una pelusa corta y suave.

El pelo de la cara se ha descrito como "de aspecto similar al terciopelo y de tacto parecido al musgo".

También es el único gato que tiene glándulas sudoríparas por lo que no necesita jadear para mantenerse fresco. A causa de estas glándulas sudoríparas, estos gatos tienen secreciones corporales que les decoloran la piel por lo que es necesario bañarlos de vez en cuando. Suele vivir hasta los 13 años, pero si está bien cuidado y alimentado puede llegar hasta los 15 años.

Es una raza de tamaño medio o grande; la hembra suele pesar un máximo de 4 kg y el macho hasta 7 kg.

Durante la época de calor extremo necesitará estar fresco y protegido del sol, ya que puede ocasionarle quemaduras; y en invierno debe estar en un lugar calentito y recibir raciones energéticas para mantener su temperatura corporal, ligeramente superior al promedio de la especie. Este es un gato que necesita estar con personas por lo que será feliz si lo adopta gente a la que le gusten los gatos por encima de todo..