Golpe de calor. Insolación


11 En la mitad del mundo, estos días calurosos de verano pueden afectar seriamente a nuestras mascotas.

Por regla general perros y gatos suelen coger insolaciones durante las altas temperaturas.

Normalmente la temperatura se regula mediante la evaporación de fluídos procedentes de la lengua y jadeos. Si este mecanismo de regulación de la temperatura no es el adecuado dará entonces lugar a la insolación. La causa más común de las insolaciones en los perros durante el verano suele ser el dejar al animal dentro del automóvil con las ventanillas cerradas, aunque esté en la sombra.

Dentro del coche la temperatura aumenta muchísimo con respecto al exterior y como consecuencia el animal puede sufrir un golpe de calor que puede hacerle perder la vida, ya que con ese aumento de temperatura corporal sus órganos vitales se pueden ver gravemente afectados.

Muchos perros (y algunos gatos) fallecen por esta causa. Los gatos son afectados por quedar encerrados en distintos lugares, bajo el sol o con ventanas cerradas. El tratamiento para ambos es refrescar al animal con el agua de una manguera o bien introducirle en una bañera dejando correr el agua fría encima de su cuerpo.

Si se abanica al animal mojado se aumentará la evaporación ayudando de esta manera a que la temperatura del cuerpo se normalice.

Son aconsejables también agua, leche o bebidas para deportistas frías, helados de cualquier sabor mientras lo acepten y dejarlos en un ambiente fresco, con aire acondicionado o ventilador. En los casos de deshidratación, el veterinario implementará una terapia de sueros..