Intoxicaciones con raticidas


11 Las intoxicaciones con raticidas constituyen un grave peligro para las mascotas, al que debemos estar siempre atentos porque se trata de productos comunes en cualquier hogar, y no hace falta más que un pequeño descuido puede poner en riesgo la salud de nuestros animales. Hay distintos venenos para roedores, pero los más usados son los anticoagulantes, de acción retardada, donde la muerte se produce unos días después de la ingesta.

Matan al inhibir la vitamina K en el organismo, bloqueando su síntesis e impidiendo la coagulación sanguínea. Si una mascota ingiere estos raticidas, entre los síntomas presentados habrá trastornos derivados de hemorragias en cualquier parte del cuerpo: problemas respiratorios, derrames abdominales, hemorragias vesicales y digestivas, entre otros.

Lógicamente, todo dependerá de la cantidad del tipo de raticida y la cantidad ingerida, pero ante una mínima sospecha hay que llevarlo al veterinario de inmediato. De acuerdo a estos factores el profesional indicará las medidas a seguir, pero mayormente se recurre a la vitamina K1, que es el antídoto para los raticidas, administrada durante el tiempo que el veterinario considere adecuado. Además, a partir de este período se comenzará a controlar el tiempo de coagulación sanguínea para acompañar la respuesta del organismo al tratamiento..