Introducción a las Zoonosis. Enfermedades transmitidas por animales


11 Zoonosis: cualquiera de las enfermedades que habitualmente afectan a los animales, pero que en ocasiones pueden ser transmitidas también al hombre, como la rabia , la tuberculosis, la brucelosis, la toxoplasmosis, psitacosis, SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome), y otras de reciente aparición, que han hecho que se movilicen médicos, veterinarios y biólogos en conjunto para preparar medidas de actuación dentro del sistema sanitario público. Quizás el caso más famoso sea el del virus HIV, que pasó al hombre desde el mono a través de su ingesta en algunas zonas de África.

Otra razón por la que la comunidad científica se encuentra preocupada es porque, en la mayoría de los casos, se trata de enfermedades con manifestaciones clínicas bastantes graves.

No se sabe muy bien el porqué de esta naturaleza tan virulenta, de cómo es posible que el cuadro clínico sea igual de dramático, o más si cabe en algunos casos, en la especie portadora originaria y en el nuevo hospedador. Una de las características de este fenómeno es que la zoonosis no se encuentra circunscrita a un tipo de vehículo concreto: puede que el agente infeccioso se trate de un virus, una bacteria, incluso de una proteína carente de genoma y ácidos nucleicos, al que se le ha acuñado el término de prion. No queda muy lejos la fuerte convulsión que sufrió nuestra sociedad con el caso del mal las vacas locas.

Su impacto fue enorme (incluido el aspecto económico), puesto que esta enfermedad causada por un prion, afecta al sistema nervioso y a los músculos; además estas enfermedades pueden incubarse durante años o incluso décadas en la especie humana, por lo que en los años venideros podremos evaluar su auténtica repercusión, pudiendo llegar a hablar de epidemia. Debe quedar claro que no estamos hablando de algo nuevo: la zoonosis es el resultado de una coevolución del parásito y de uno o varios de sus hospedadores, llegándose a dar ciclos enormemente complejos con portadores intermedios sanos (individuos infectados sin síntomas de la enfermedad clínica).

Pero tampoco podemos personalizar este problema y situarnos como víctimas de este fenómeno ya que existen enfermedades infecciosas que se han trasmitido desde el hombre a los animales, especialmente a los domésticos. Para estos casos se habla de "zoonosis reversa"..