Jerbos como mascotas


11 Estos pequeños animalitos, también llamados ratones del desierto, provienen de Mongolia y, son lo último en roedores que pueden adoptarse como mascotas. Primeramente se usaron como animales de laboratorio, pero como son dóciles, curiosos e inteligentes han resultado una excelente opción para tener en el hogar.

Los hábitos de los jerbos son nocturnos, están acostumbrados al frío de su lugar de origen y durante el día suelen esconderse en las madrigueras. Si queremos adoptarlo en nuestra casa, debemos tener en cuenta que este roedor acostumbra excavar, entonces la jaula elegida, además de ser de buen tamaño, tendrá que contar con una capa gruesa de tierra que el animal pueda hurgar a voluntad, y cubrirla con viruta para que absorba los excrementos del jerbo. Los comederos tendrán que ser de metal: el jerbo destruye cualquier otro material.

Y casi no beben agua, porque el líquido que necesitan lo retiran de las frutas que ingieren. Mañana detallaremos los cuidados que requiere la alimentación de esta mascota..