La depresión en los perros


11 La depresión en los perros.

Es posible que nuestra mascota presente un comportamiento distinto de lo que nos tiene acostumbrados: se aisla, reacciona con violencia o inicia acciones que nos sorprenden.

Antes de optar por un mal físico, debemos considerar que nuestro perro puede padecer algún trastorno psicológico que lo lleva a comportarse así, como puede ser la depresión. Estas opciones no suelen ser consideradas por los dueños de las mascotas, que no suelen conocer muy bien la psicología de los perros. Por ello, es conveniente llevar al animal a un veterinario o especialista que diagnostique el problema. ¿Cómo actuar? La depresión del animal puede tener diversas causas: un factor desencadenante que se encuentre cercano, y provoque los arrebatos violentos, la falta de atención por parte del dueño del perro, reclusiones en soledad durante largos períodos de tiempo, etc. No obstante, si se detecta a tiempo, se recomienda consultar con un experto que pueda tratarle adecuadamente.

Son indicativos de la depresión la apatía, la somnolencia, y la falta de interés ante los diversos estímulos. El dueño, además, debe intentar mantener activa a su mascota para intentar paliar los síntomas de la depresión.

El perro, con esta actitud, se sentirá apreciado y atendido. Si no puede estar con él, la radio o la televisión pueden suplir su presencia temporalmente..