La jirafa


11 La jirafa (Giraffa camelopardalis) es un mamífero artiodáctilo propio de África.

Es la más alta de todas las especies vivientes de animales terrestres.

Los machos pueden llegar a medir de 4,8 a 5,5 m de altura, y pesar hasta 900 kg. La jirafa está emparentada con cérvidos y bóvidos, pero pertenece a otra familia, los jiráfidos, al igual que el okapi. La jirafa normalmente habita en sabanas o en espacios abiertos.

Sin embargo, cuando el alimento escasea es capaz de adentrarse en áreas con densa vegetación.

Prefiere las áreas de acacias en crecimiento. Tal como el camello, puede beber grandes cantidades de agua cuando está disponible, y acumularla para sobrevivir a largos períodos de sequía. El famoso cuello largo de las jirafas y sus extensas patas delanteras, que son mucho más largas que las traseras, les permiten alcanzar las hojas más altas y tiernas de los árboles. Contrariamente a lo que se cree, las jirafas son una presa difícil y peligrosa.

Se defienden con sus poderosas patadas, capaces de partir el cráneo o la columna de un león. El sonido que emiten gracias a sus enormes pulmones no es audible para el oído humano, ya que se comunican entre ellas y otros animales a través del infrasonido.

Las jirafas viven en grupos de 20 a 30 ejemplares, casi todos jóvenes, ya que al envejecer buscan la soledad. No duermen más de 5 a 7 minutos seguidos (2 horas al día), y son capaces de correr a 60 km/h. Relacionado: Jirafas con diferente punto de vista.