La leishmaniasis canina


11 En algunos países del mundo, la leishmaniasis es una de las enfermedades caninas más comunes y terribles.

Es típica de los países del Mediterráneo.

Eventualmente, también suele darse en zonas endémicas en la parte norte de Europa.  Los productores de la enfermedad son parásitos que culminan su ciclo biológico en las células sanguíneas de un vertebrado, actuando así éste como un reservorio, y el tubo digestivo de un insecto, convirtiéndose éste en un agente transmisor. Todas las presentaciones de leishmaniosis humana y canina se transmiten por la picadura de mosquitos llamados flebótomos. Los flebótomos son pequeños mosquitos de 2-3 mm de tamaño que están distribuidos por todos los continentes. En España las especies de flebótomos más frecuentes son Phlebotomus perniciosus y Phlebotomus ariasi. En cuanto a los síntomas, lo más comunes y visibles son los que se dan en la superficie cutánea.

Se presentan, aproximadamente en el 80 % de los animales enfermos.

Los síntomas generales suelen ser fiebre, apatía, adelgazamiento y atrofia muscular. Los síntomas cutáneos son la alopecia, endurecimiento de la piel, el pelo fino y sin brillo, la descamación, las úlceras, la aparición de nódulos y pústulas, también suelen aparecer nódulos en las mucosas. Su tratamiento es bastante difícil. Pocas veces se han visto casos en que el enfermo se haya curado totalmente.

Los fármacos suelen ser caros y aún tener efectos secundarios adversos. No hay cura parasitológica, sólo se pueden resolver los síntomas clínicos..