La rabia


11 Se trata de una de las enfermedades contagiosas más antiguas y conocidas de entre las que atacan a los animales.

El virus que la causa se encuentra con recurrente en la saliva de los animales que están infectados. Casi todos los mamíferos pueden contraer la enfermedad.

Sin embargo, el transmisor más común es el perro, como todos sabemos. Los animales domésticos en general son susceptibles a la rabia y la transmisión al hombre se debe por el contacto con el perro en un 90% y con el gato en 5%. Lo que sucede una vez que el perro haya contraído la rabia es que se ve irritado y profundamente afectado el sistema nervioso central de la mascota, por lo que la manifestación externa se da bajo la forma de la parálisis y la consecuente muerte. Las mordeduras son las responsables más comunes en cuanto a transmisión.

Si se producen en la cara, la cabeza, el cuello o las manos deben tomarse muy seriamente.

La enfermedad tiene dos formas tradicionales: la furiosa o la muda (paralítica)..