La rana dorada de Panamá


11 La rana dorada de Panamá (Atelopus zeteki) es una especie de anfibio anuro de la familia Bufonidae, originaria de Panamá, que en la actualidad se encuentra prácticamente en vías de extinción en estado salvaje, a causa de la intromisión humana que ha degradado su hábitat y la ha convertido en objeto del mercado, promoviendo su tráfico ilegal y su desarraigo. Atención, la rana dorada de Panamá no debe ser confundida con la rana venenosa dorada (Phyllobates terribilis), también de color amarillo oro, oriunda de la costa caribeña de Colombia, que es la rana dardo más mortífera del mundo, y cuyo veneno, la batratoxina, es uno de los tóxicos más potentes del reino animal... En cautiverio el macho adulto mide de 35 a 40 mm, y pesa de 3 a 5 gramos.

La hembra adulta oscila entre los 45 y 55 mm y entre los 4 y 7 gramos de peso. En su estado natural, en cambio, los machos podían legar a alcanzar los 48 mm y ostentar un peso de 12 gramos, y las hembras 63 mm y pesar hasta 15 gramos. La IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) cataloga a las ranas doradas como críticamente en peligro de extinción, y desde 2007 es prácticamente imposible encontrarlas en su hábitat natural.

Gracias al esfuerzo de los ambientalistas por preservar esta  especie, muchas de ellas han sido recogidas, lográndose su reproducción en cautiverio. Las ranas doradas de Panamá se comunican entre ellas mediante el lenguaje corporal y también socializan emitiendo sonidos guturales y transmitiéndose ondas de cierta frecuencia a través de sus extremidades anteriores, que están siendo estudiadas con mucho interés por la comunidad científica internacional. La imagen de la rana dorada ha aparecido en muchos de los billetes panameños de lotería, y algunos hasta han llegado a considerarla el símbolo nacional de Panamá. De acuerdo con las leyendas y creencias populares de Panamá, aquellos que hayan visto una rana dorada al menos una sola vez tendrán muy buena suerte en sus vidas....