Las feromonas del gato


11 Alguna vez todos habremos escuchado hablar de las feromonas del gato.

¿Pero qué son? Pues, simplemente, sustancias químicas que posibilitan que se transmita información que hacen que se generen cambios fisiológicos y de comportamiento en los felinos. El órgano vomeronasal es el que permite, mediante su trabajo de receptor, percibir estas feromonas.

Está ubicado en la pared inferior del tabique nasal y la mucosa. En los gatos, el trabajo de este órgano es fácilmente observable: abren la boca, entornan los ojos y “succionan" el aire. Esta información es de suma importancia, pues al ser recogida por el órgano vomeronasal, se traslada al sistema límbico, que acciona sobre las sensaciones, y proporciona la especificidad sensitiva a los gatos.

Sabemos que el olfato es el más importante medio de aprehensión sensitiva en los felinos, por ello las feromonas son tan importantes. Ese simple hecho que el gato realiza, el de frotarse contra algo, es en realidad una clara intención de dejar una marca, información para otros individuos cuyas feromonas, a su vez, ayudarán a interpretar.  Hay cuarenta componentes químicos en las feromonas, y solo trece de ellas son comunes a todos los gatos.

Las más importante ayudan a conocer y tratar los trastornos del comportamiento en estas mascotas.  Referido: El gato en casa.