Las garrapatas, enemigas de tu mascota


11 Las garrapatas estas temidas mini fieras, que con ayuda del buen tiempo, la humedad y el calor, aparecen para alimentarse de tu mascota, pudiendo provocarle heridas, infecciones y enfermedades. Sus principales presas son los perros y los gatos, pero ni tú ni yo estamos a salvo, puesto que también pueden afectarnos, y por esto debes tomar ciertas medidas para evitarlas y acabarlas. Sabemos que la garrapata por su calidad de parásito, puede provocar anemia incluso transmitir enfermedades, y si no es erradicada a tiempo puede causar la palabra cruel, muerte.

Las garrapatas se encuentras en jardines, muros, terrenos, parques, en las orillas de los caminos y en zonas boscosas con hierbas altas. Las zonas de tu mascota que son de su predilección son: orejas, patas, nuca y cuello, todos los lugares donde la piel del perro o gato es más delgada y presenta una mayor irrigación sanguínea.

Esto es complicado pues la garrapata contamina la sangre con gérmenes pudiendo provocar serios problemas a la salud tanto a ti como a tu mascota. Una garrapata adulta puede colocar hasta 4 mil huevos, los cuales pueden permanecer biológicamente activos en el ambiente hasta tres años. Estos insectos miden entre 0.35 y 1.5 centímetros.

Si bien son abundantes en primavera y verano, también sobreviven a las bajas temperaturas del invierno. Si te estas preguntando ¿cómo prevenirlas?, te recomendamos mantener limpio y bien podado el jardín de tu casa.

Evita pasear a tu perro por sitios poco higiénicos, pues esos son los principales focos de criadero de garrapatas. Si tu perro o gato tiene un pelaje muy largo, es mejor que le hagas un corte del mismo, así les será difícil el trepar por el pelo a estos bichos. Si detectas garrapatas en tu mascota, llévala sin pensarlo dos veces a tu veterinario, el te aconsejará el mejor tratamiento, incluso existen en el mercado diferentes productos como collares, sprays, etc.

Consúltalo con él.

No dejes de fumigar tu jardín y el interior de tu casa..