Las tortugas de tierra como mascotas


11 Animales como las tortugas fueron los que llevaron a Charles Darwin vislumbrar su teoría de la evolución de las especies.

Especialmente por la antigüedad que tienen sobre la tierra.

Como cualquier otro animal, pero de manera más especial, las tortugas se hicieron mascotas mucho tiempo después de su origen. Aún hoy las hay libres y las gigantes de las islas Galápagos son algunas de las más famosas. Sien embargo, desde hace ya bastante tiempo que para muchas personas en el mundo resultan irresistiblemente atractivas para convertirse en animales domésticos. La extravagancia en sus movimientos de la tortugas de tierra es preferida tanto por niños como adultos.

De hecho, poseer una tortuga en la casa puede resultar bastante educativo para los niños, ya que además de jugar con ellos y desarrollar el espíritu de observación, pueden encargarse de responsabilidades como su alimentación. En cuanto a la estancia en la casa, hay que decir que este animal merece muchas atenciones.

No basta con abandonarla a su suerte en el jardín, sino procurarles lugares en donde se encuentre cómodo y controlar su bienestar y salud. Los recipientes de tierra para tortugas deben tener una buena cantidad de misma, acorde al tamaño del animal. Las tortugas necesitan también de agentes externos de calor, pues no mantienen una temperatura constante.

Unas lámparas infrarrojas pueden servir, colocándolas cerca de su terrario.

Esto puede ser por la noche, y de día necesita de las luces del sol para consumir vitamina D. En cuanto a la alimentación en cautiverio, uno podrá suministrarle verduras y frutas, como lechuga, tomate, zanahorias, ciruelas o fresas. Para completar su dieta se les puede dar un poco de carne, como hígado de ternera, carne picada, comida para perros, caracoles e insectos..