Lenguaje corporal de los gatos. Cómo reconocer el humor del gato


11 Las emociones de los mininos se nos muestran con gran claridad por medio de la coreografía de su cuerpo.

En el modo de actuar de un gato influyen principalmente sus singularidades genéticas y el modo en el que ha sido educado.

No podemos esperar el mismo recibimiento de un gato que ha sido maltratado, que de otro que siempre ha estado amparado bajo el calor de una familia cariñosa. Desde la cabeza hasta la cola, el gato es un libro abierto de gestos plenos de significado. Los gatos confiados y con liderazgo dentro de la camada suben la cabeza para mostrarse valientes, pero si un gato no tiene confianza suficiente con nosotros o es más sumiso, agachará la cabeza.

Si nos ofrecen su cabeza, es para que la acariciemos y nos marquen con su olor. Cuando un gato nos mira fijamente con sus grandes ojos es para que seamos conscientes de que nos está observando.

Ante gente desconocida, un gato suele acercarse a los que permanecen indiferentes, en vez de acudir a aquellas personas que le llaman. Debemos estar atentos cuando tenga los ojos entreabiertos: la mayoría de las veces será porque tiene sueño, pero también puede estar enfermo.

El gato dilata las pupilas cuando algo le asusta. Con las orejas, un gato puede hacer muchos movimientos y las enfocará hacia los ruidos que escuche.

Si las tiene hacia arriba, significará que es feliz, si las tiene plegadas hacia atrás significa que está molesto o asustado, pero si las dirige hacia afuera y abajo, está agresivo. Por otra parte, los bigotes también pueden darnos una pista de su estado de ánimo: estiradas y hacia delante, está contento mientras que hacia atrás, tiene miedo.

La boca abierta puede ser una amenaza y un síntoma de agresividad, sobretodo si emite algún gruñido. Sin embargo, el mejor diccionario es la cola: cuanto más baja, más triste está el minino.

Si la mueve rápidamente es que está enfadado y puede mostrarse agresivo, pero un movimiento suave y pausado, es sinónimo de tranquilidad, de que quiere jugar o de que está concentrado en algo. Si la cola está rígida, tendremos que fijarnos en la punta de la misma: si está quieta, el gato quiere algo; si esta recta, está feliz, y si se mueve mucho, está irritado.

Hay que tener cuidado cuando el felino arquea e infla su cola pues puede atacarnos..