Manejo nutricional de los trastornos de la deglución


11 Siguiendo con los problemas para pasar los alimentos presentamos algunos consejos para que nuestras mascotas puedan alimentarse mientras son tratadas por el veterinario. Alimentación en altura: Los comederos y bebederos pueden colocarse en un lugar alto.

Los perros pequeños pueden alimentarse “por encima del hombro”.

Estos pacientes también pueden colocarse en posición vertical durante un espacio corto después de comer para favorecer el tránsito del alimento al estómago. En los pacientes que toleran mal los líquidos, las necesidades hídricas pueden satisfacerse con cubitos de hielo. Modificación de la consistencia de los alimentos: El tipo óptimo de alimentos varía entre unos casos y otros.

En algunos, las dietas líquidas de alta calidad son las mejores.

En otros, son adecuados los alimentos húmedos o los secos hidratados. También hay que tener en cuenta la viscosidad de la dieta.

Los alimentos pueden administrarse o bien con jeringuilla o bien en forma de pequeños bolos sólidos, dependiendo de la enfermedad subyacente o de las preferencias del paciente o del dueño. Garantizar una ingesta de nutrientes adecuada: Los pacientes con alteraciones de la deglución necesitan alimentarse durante periodos más cortos o más largos y, dependiendo de la duración de la enfermedad, la ingesta de líquido, energía y nutrientes deben ser equilibrados.

En teoría, la dieta debe aportar todos los nutrientes necesarios en un volumen razonable. Para mantener el equilibrio energético del paciente son preferibles las dietas ricas en grasas porque aportan alta densidad energética, de forma que puedan satisfacerse las necesidades del paciente con menos volumen de alimento. Alimentación asistida (p.

ej., por sonda de gastrostomía): En muchas enfermedades (p.

ej., estrechamiento del esófago y úlcera esofágica), es necesario un periodo con alimentación asistida mientras se trata la enfermedad primaria. La alimentación asistida a corto o medio plazo puede ser beneficiosa en los pacientes con megaesófago, ya que facilita la mejoría del estado general y da tiempo para que el paciente se adapte a las modificaciones de la alimentación oral.

Muchos dueños aceptan fácilmente alimentar a sus perros con sondas. Puedes ver la primer parte de los trastornos de la deglución ingresando aquí..