Obesidad en gatos. Métodos para bajar de peso


11 Hemos visto anteriormente que la obesidad puede traer complicaciones a la salud de nuestros gatos.

La obesidad es más fácil de prevenir que de curar.

Sin embargo, nunca es tarde para solucionar el problema, aunque requiere un compromiso y paciencia a largo plazo. En esta ocasión veremos algunos métodos para combatirla. Ejercicio: Al principio será bastante difícil conseguir que el gato obeso tenga la voluntad de moverse.

Deberemos recurrir al ingenio, ya que la forma de atraer la atención de un gato obeso y perezoso depende de sus costumbres y carácter.

Aumentaremos gradualmente los niveles de actividad. Para comenzar, podemos empezar con el mismo alimento.

Tirarle su ración de alimento seco, croqueta a croqueta, para que deba ir a buscarlas una por una. Otra opción es cambiar el lugar donde ponemos el plato de alimento, haciendo que nos persiga en cada ocasión.

O estimular su instinto de caza: Tirarle cosas que le guste perseguir, como bollos de papel, pelotas, bolitas de vidrio, bollos de papel celofán, que al hacer ruido atraen la atención, o el hipnótico puntero laser... ese es el que a mí me ha dado mejores resultados (puedes ver ese artículo ingresando aquí). Usando la imaginación podemos conseguir atraer la atención del gato y conseguir que haga ejercicio.

Aunque es un proceso lento.

No debemos permitir que el gato quede exhausto, demasiado acalorado o sin aliento; y en el caso de los más viejos habrá que adecuar el ejercicio a su condición. Con respecto a la dieta, conviene mezclar el alimento dietético con el de costumbre para que lo acepte gradualmente.

Las cantidades se irán reduciendo muy lentamente y junto al ejercicio haremos que nuestro gato comience a recuperar su estado físico y su salud.

Igualmente el veterinario sabrá aconsejar la mejor medida a tomar..