Otitis en gatos


11 Las otitis en gato no son tan comunes como en los perros, pero son tan molestas como en ellos y debemos aprender a reconocerlas a tiempo, antes de que se compliquen y su tratamiento sea difícil.

Se contagia por contacto estrecho entre gatos que conviven o entre la gata y sus crías. Mayormente corresponden a infecciones por ácaros ("sarnas") del género Otodectes.

Los signos que vemos en el gato son: inflamación del tipo de una reacción alérgica, con enrojecimiento e hinchazón, picazón, secreción marrón negruzca (vemos las orejas con cerúmen negro, como sucias) que puede ser pastosa o seca, a veces dando el aspecto de "apolillada". En general los gatos cogen estas otitis cuando sus defensas están bajas, por lo que no será raro encontrar bacterias o levaduras ayudando al cuadro. Habrá que considerar la presencia del virus del sida felino.

Los gatitos de más de un mes suelen tener estas otitis ya que es cuando disminuye la cantidad de anticuerpos pasados desde la madre cuando nacen. Observaremos que nuestro gato sacude la cabeza o la roza contra el suelo, o inclinan la cabeza hacia el lado afectado (aunque pueden ser ambos), pueden presentar costras por heridas al rascarse en la cabeza, cuello y detrás de las orejas, y la característica secreción negruzca.

El animal puede estar nervioso, rechazar caricias en la cabeza, irritable y con poco apetito. Las infecciones secundarias son en general por levaduras.

Si no se trata a tiempo puede volverse crónica, incluso producir manifestaciones neurológicas. .