Perros agresivos


11 La agresividad de los perros esta condicionada por diversos factores, pueda que la raza del perro sea importante pero esto no es determinante.

Hay perros que genéticamente fueron diseñados para se guardianes o perros de defensa, sin embargo perros inofensivos como el poodle, cocker y otros pueden volverse agresivos. Mucho influye el ambiente, el hogar, el trato que se le de al perro y el adiestramiento desde pequeño, sin embargo los cachorros nacen con actitudes, por su raza o las mezclas que se hacen, así como en el hogar existen individuos de diverso carácter, igual sucede en la camada, habrán cachorros dominantes, sumisos, temerosos, equilibrados, agresivos, etc. CLASES DE AGRESIÓN 1.

Agresión dominante: El pequeño muestra los dientes cuando uno intenta coges sus juguetes, gruñe incluso si tomas su alimento, esto ser señal de futuros problemas. Lo más probable es que este tipo de perro, llegue a convertirse en un animal agresivo con los miembros de la familia y obviamente con los extraños. 2.

Agresión territorial: EL perro ve todo lo que le rodea como suyo, es una expresión dominante.

Estos perros piensas que deben hacer entender que ese territorio es suyo, en la mayor parte de los casos este perro defenderá sus cosas de los desconocidos. 3. Agresión por miedo: Los perros de temperamentos débiles y nerviosos,pueden ser agresivos por sentir cierto miedo, siendo producto de la mala cría.

La gente cree que estos perros tímidos y mordedores son producto de abuso a temprana edad, esto perros nacieron tímidos. 4.

Agresión predatoria: Los perros que tienen marcado el instinto de cazador son quienes presentan esta clase de agresión, siempre quieren perseguir por instinto aquello que está en movimiento. Peligroso si un niño pasa corriendo delante de él. ¿QUÉ NO HACER FRENTE A UN PERRO AGRESIVO? Jamás salir corriendo, esto estimularía su instinto de cazador.

Es mejor quedarse quieto, tranquilo, y permitir que el perro vea las palmas de nuestras manos, háblale con voz en tono de tranquilidad. Si prácticas ciclismo o corres, es mejor parar y no continuar.

Aplica lo dicho anteriormente. Jamás exceso de confianza, no intentes acariciar a un perro encerrado o detrás de una reja. Si no lo conoces, no tomes ese riesgo, podría morder por miedo o por ser dominante. No acaricies el perro de otra persona cuando lleves el tuyo de la correa.

Pueda ser que los celos despierten, pues a nuestro perro no le gustará que tu corazón se lo des a cualquiera. No mantengas ni mires fijamente a los ojos a un perro, él lo entenderá como un desafío y una amenaza tuya, que podría ser respondida con ataque, ceder o retirarse. Si tu perro se enfrasca en una pelea con otro, no debes meter la mano, pues ambos están fuera de control. No jales la correa de tu perros cuando se muestra agresivo, esto estimula el aumento de su agresión. No molestar al perro mientras come en su plato.

Ni lo acaricies seguido si está agresivo, puede ponerse más tenso y nervioso. .