Perros que comen materia fecal


11 Esta conducta se llama coprofagia y es normal en ciertas etapas de la vida de los perros.

Las perras comen las heces de sus cachorros, y ellos también lo hacen con la propia o la de sus hermanos.

Pero este comportamiento normalmente cesa cuando los cachorros comienzan a ingerir alimentos sólidos. Pero cuando se produce a otras edades ya se asocia a causas físicas y psíquicas. Entre las primeras están la mala digestión y los problemas pancreáticos; en los últimos el déficit de enzimas hace que los alimentos queden mal digeridos.

En ambos casos las heces son voluminosas, grasosas y conservan muchos nutrientes que no han podido aprovechar. Como causas psíquicas están el aburrimiento, la imitación al ver a otros perros haciéndolo, el llamar la atención (asocian nuestra recriminación a que el comer heces nos acercamos a ellos), el imitar al dueño cuando recoge el excremento, frecuencia y calidad del alimento (lo hacen por hambre o porque el elimento no cubre sus requerimientos), y en el caso de comer heces de gato, lo hacen porque para ellos "es sabroso" y además contienen muchas proteínas. Para prevenir esta conducta hay algunas medidas a considerar, como recoger los excrementos rápidamente (sin que nos vea y nos imite), hacerle primero probar cosas que le desagraden para luego rociarlas sobre las heces, utilizar tiernizadores de carne (son enzimas digestivas), rociar sobre las heces preparados comerciales que les dan mal sabor, ignorarlos en el caso de que busquen atención, remedios homeopáticos, etc.

No se recomienda el castigo ya que refuerza esta mala conducta. .