Perros y la fobia a los petardos


11 Llegan navidad y fin de año, y el ruido de los petardos y fuegos artificiales es nuevamente una preocupación para aquellos que tenemos un perro en casa.

Se trata de un problema frecuente que no es sencillo prevenir. Los ruidos secos producidos por estos elementos, son de elevada intensidad y forman parte de los riesgos ambientales que provoca una reacción de miedo en las mascotas. Una conjunción de aspectos se agrupan para que el perro viva una experiencia muy negativa: en principio, los animales le temen a los ruidos fuertes, a esto se le suma la falta de habituación a estos ruidos, que ocurren pocas veces al año. Los perros reacciones de diversas formas en respuesta a este temor.

Veamos las más comunes: -Intentan escapar o esconderse. -Muestran temblores muy evidentes. -Expresan el temor a través de gemidos o llanto. -Eliminan pis o caca en un momento inadecuado. -Se auto mutilan. A estas reacciones se añade una postura general del perro típica de la sensación de miedo, además de expresiones de sus organismos, como taquicardia, jadeos, pupilas dilatadas, etc. A pesar de que naturalmente los perros temen a los ruidos fuertes, hay algunos consejos para que este problema se presente menos severamente. Veamos. Ir acostumbrado lentamente al perro a los ruidos, hará que no sienta tanto rechazo por ello.

Pero ten en cuenta evitarle experiencias traumáticas, procura no provocarle una fobia al perro. Conjuntamente, existe la posibilidad de utilizar tranquilizantes que resultan muy útiles.

Consulta al médico veterinario, quien sabrá recetar qué tipo de medicamento para el caso precisa vuestra mascota. Relacionado: Lo que a ti te divierte, a él le asusta.