Piómetras. Infecciones del útero en perras y gatas


11 Las piómetras son infecciones provocadas por desbalance hormonal, en el útero de perras y gatas.

La hormona involucrada en el problema es la Progesterona, que prepara al útero ante una posible preñez, y sus niveles se mantienen altos luego del celo.

También puede presentarse en hembras tratadas con anticonceptivos orales. El útero responde con una elevación de las secreciones de sus glándulas, produciendo un ambiente ideal para el crecimiento bacteriano; disminuyen las contracciones normales, entonces las secreciones quedan retenidas en su interior, y agregado a esto la progesterona altera la inmunidad propia del útero. Esto genera un ambiente propicio para que proliferen bacterias que ingresan desde la vagina, entonces se forma pus. Hay dos formas de piómetras.

En las abiertas, donde el cuello del útero permanece abierto, podremos ver la salida del pus desde la vagina.

En las cerradas el cuello uterino permanece cerrado, haciendo que el pus permanezca y se acumule dentro del útero, siendo muchísimo más peligroso porque puede terminar rompiendo sus paredes y esparciéndose dentro del abdomen, provocando septicemia, peritonitis e insuficiencia renal. Los signos que podemos ver son: secreciones en la vulva (piómetras abiertas), desgano, falta de apetito, abdomen hinchado (piómetras cerradas), fiebre, polidipsia (mucha sed), poliuria (orinan mucho), deshidratación y shock en los últimos estadíos. La consulta al veterinario debe ser URGENTE ante cualquiera de estos singos, sobre todo si ha tenido su celo en los últimos tres meses.

El tratamiento consiste en terapia con antibióticos y castración en los casos más graves..