Problemas bucales


11 A veces vemos que nuestro perro o gato se rehúsa a comer.

Más allá de las muchas enfermedades que quitan el apetito, están los problemas propios de la boca.

Y son bien diferenciables de la anorexia por sus signos. La anorexia es la falta de apetito, entonces verán el alimento (si es que se acercan al plato), voltearán y se irán.

En cambio cuando el problema está en la cavidad bucal el apetito no falta, es más, tienen hambre, pero por alguna razón no pueden comer.

Deberemos prestar atención a los siguientes hallazgos: No comen nada: por problemas en las encías, piezas dentarias, cuerpos extraños dentro de la boca, llagas o tumoraciones. Cualquiera de éstas produce tanto dolor al comer que preferirán no hacerlo. Comen pero con dificultad: El dolor no es tanto pero actúan como si quisiesen quitarse algo de la boca, sacuden la cabeza, tocan la boca con sus patas o hacen movimientos de masticación aunque no coman (importante cuando quedan atascados cuerpos extraños). También habremos de prestar atención a otros signos como babeo constante, mal aliento (puede ser de la boca o causado por otras enfermedades), zonas de la cara hinchadas (por abscesos, sinusitis maxilar, dientes rotos por golpes), problemas para abrir o cerrar la boca, temperatura elevada en la piel de la zona bucal, encías enrojecidas o hinchadas (si están pálidas pueden indicar anemias), etc..