Qué hacer frente a las convulsiones


11 Las convulsiones son "cortorircuitos" que se producen dentro del cerebro, y las causas son variadas.

Lo importante es saber qué debemos hacer cuando vemos a nuestra mascota en un episodio convulsivo, no entrar en pánico y actuar con serenidad.

La forma en que comienza una convulsión es con un período de confusión, llamado aura, que puede incluír o no alucinaciones. Nuestro animal "parece que se dá cuenta", y muchas veces se acerca a nosotros, para luego desplomarse inconsciente.

Repito: inconsciente. Luego de caer, todos los músculos del cuerpo se volverán rígidos y presentarán temblores, con las patas extendidas y la cabeza hacia atrás.

En este momento pueden orinarse o defecarse, y no respiran por unos instantes. Los ojos pueden quedar abiertos.

El tiempo que dura esta fase, llamada tónica, es variable pero en general dura unos 30 segundos. En la fase siguiente, llamada clónica, empiezan las sacudidas, pareciera que el perro/gato/ave corre en el lugar, puede sacudir la cabeza, hacer muecas o mostrar los dientes.

Echará espuma por la boca (los temblores en los músculos de la boca "baten" la saliva). Sigue sin respirar e inconsciente.

Finalmente (al fin!) el cuerpo se relaja, comienza a respirar profundamente, pasa por un período de estupor y luego vuelve a la normalidad, aunque un poco eufórico.

Cuando se sienta mejor beberá agua o pedirá alimento. Lo que hay que hacer es: no gritar o hacer ruidos que empeoren la excitación del cerebro, apagar el televisor, la música, dejar una luz tenue y movernos con tranquilidad a su alrededor. No hay que introducir las manos en la boca para retirar la lengua, porque seremos mordidos o se la cortarán con sus dientes.

No hay que hablarle, moverlo, ni darle a beber líquidos.

Los que tengan conocimientos podrán aplicar la dosis indicada de valium intra-anal, ya que se absorbe rápidamente y es anticonvulsivante. Pasado el susto, llamar al veterinario!!!.