Queratoconjuntivitis seca en perros y gatos


11 Queratoconjuntivitis seca: Debido al carácter avascular (carece de vasos sanguineos) de la córnea, ésta debe nutrirse, fundamentalmente, de las lágrimas en su parte más anterior y del humor acuoso en la posterior.

Debido a esa dependencia de las lágrimas, la córnea es especialmente sensible a cualquier cambio que afecte a la producción o la composición lagrimal.

Cuando se produce una disminución de la producción lagrimal aparecen una serie de manifestaciones clínicas que, en su conjunto, conocemos como Q.C.S. Son procesos muy dolorosos que se manifiestan por un intenso blefarospasmo. Aparece una secreción mucosa o mucopurulenta adherida a la superficie ocular y que se acumula, fundamentalmente, en los repliegues conjuntivales.

La córnea aparece seca, sin brillo y, en ocasiones, aparecen úlceras corneales centrales y profundas, que pueden, incluso, llegar a la perforación corneal como consecuencia de la colonización de la córnea por gérmenes oportunistas. La forma más frecuente de manifestación de la Q.C.S.

es la de curso crónico. Los animales acuden a la consulta, habitualmente, por presentar una abundante secreción mucosa o mucopurulenta, pegajosa, que se adhiere a la superficie corneal, borde de los párpados y que se acumula en sacos conjuntivales. Otra manifestación constante presente de una Q.C.S.

es la presencia de conjuntivitis.

Ésta se caracteriza por la hipertrofia de la mucosa conjuntival, que se muestra enrojecida y en ocasiones edematosa. La hipertrofia afecta a la conjuntiva parpebral, bulbar y de la membrana nictitante apareciendo numerosos pliegues.

A menudo la conjuntivitis se acompaña de inflamación del borde del parpado.

Normalmente como tratamiento se usan pomadas de ciclosporina para su tratamiento. Esta enfermedad es más común en los perros y ocasional en gatos..