Reptiles como mascotas


11 Cada vez es más usual ver reptiles adoptados como mascotas, por lo general se trata de iguanas o culebras.

Durante mucho tiempo estos animalitos de sangre fría, que se desplazan arrastrándose -tal como lo denomina su especie-, no gozaban de la reputación que hoy sí ostentan. A pesar de este cambio de valoración, cabe aclarar que la mayoría de los reptiles no son venenosos ni agresivos.

Por lo contrario, los hay muy dóciles y domésticos. Si bien no son animales demostrativos, al estilo de un perro, muchos de ellos reconocen a sus dueños. Los reptiles poseen algunas grandes ventajas por sobre las mascotas tradicionales.

Son bien pequeñas, por lo que no requieren de un gran espacio y el costo de mantenimiento es realmente bajo.

Dos puntos a tener en cuenta a la hora de elegir una mascota. Sí es necesario tomar nota de algunos requerimientos que estos animales, como cualquier mascota, requieren: deben contar con un espacio en el que haya piedras, ramas y agua; y precisan, además, un correcto control de la temperatura en su espacio, que debe ser cálido. Una última recomendación: al igual que con cualquier mascota, se debe adquirir a los reptiles en espacios habilitados para comercializarlas. Conjuntamente, siempre es conveniente asesorarse con un veterinario profesional quien os contará todos los detalles a tener en cuenta para adoptar una mascota. Referido: Foyel.