Sarna en perros. Parte 2


11 Otro tipo de sarnas son las que se encuentran en las orejas del perro (también en gatos).

Corresponde al género Otodectes y tiene gran parte de la culpa cuando nuestros perros sufren otitis.

Provoca mucha picazón, piel descamada dentro de las orejas, dolor por infecciones bacterianas secundarias, enrojecimiento e hinchazón y mucho cerumen. El tratamiento debe ser indicado por el veterinario, luego de llegar al diagnóstico de la enfermedad. En el caso de la sarna de las orejas debe primero limpiarse muy bien el conducto auditivo ya que las gotas que deberemos ponerle deberán entrar en contacto con los ácaros sin que se interpongan otros elementos. Para los tres tipos de sarna existen también otros tratamientos locales e inyectables, estos últimos son muchísimo más fáciles de administrar y confiables.

Se aplica una o dos inyecciones contra sarnas y en quince o veinte días veremos los resultados.

Otros tratamientos incluyen soluciones para baños, sprays, untar al perro (cachorros) con vaselina (la capa que deja sobre la piel "asfixia" a las sarnas). Este método es muy utilizado en cachorros y gatitos ya que las lociones o inyecciones pueden ser peligrosas si tienen menos de tres meses de edad. Se recomienda NO utilizar los inyectables antisárnicos sin previo consentimiento del veterinario, ya que hay edades, estados de salud y razas (por ejemplo Collie) que correrán peligro de muerte si los aplicamos en ellos.

Para terminar, nunca, pero nunca, usemos querosén o aceite quemado para tratar una sarna.

Las mata, en efecto, pero el perro primero deberá sobrevivir a la grave intoxicación para que veamos esos resultados. Puedes ver la primer parte de este artículo ingresando aquí..