Stress canino (I)


11 Aunque te parezca raro también los perros sufren el estrés de la vida moderna.

Sí, aunque tengan una vida repleta de juegos y el cariño de sus dueños pueden padecerlo y ser afectados por sus consecuencias. Estrés, o stress, es una palabra muy usada, y a menudo ni siquiera sabemos bien en qué consiste.

Pues bien, es la respuesta del ser vivo a una determinada exigencia, y según sus características puede ser agudo o crónico. El estrés agudo es la forma que tiene el animal, o cualquier ser vivo de reaccionar ante un estímulo, y muchas veces lo puede poner a salvo en situaciones de peligro. Es el caso de un animal que está siendo perseguido por otro: este perro va a correr todo lo que pueda para mantenerse a salvo, con el consiguiente gasto energético, y luego necesitará recuperarse del esfuerzo. Y es aquí donde surje el problema: si un perro tiene una seguidilla de este tipo de situaciones desgastantes y no se recupera entre una y otra, permanece en un estado de constante alerta que mina sus energías, lo cual se traduce en una excesiva producción de las hormonas cortisol y adrenalina, y consecuencias negativas para su salud, que detallaremos en las próximas entregas. Referido: Revista Canina.