Terapia animal con discapacitados


11 Decididamente, las terapias asistidas con animales mejoran la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Estos tratamientos les permiten ganar confianza y autoestima, estimulándose positivamente al percibir esa aceptación incondicional que les ofrecen los animales. Las terapias con perros  para enfermos de alzheimer, con delfines para tratar el autismo, con caballos para mejorar los reflejos y la coordinación de los discapacitados mentales, y muchas otras, cubren un amplio espectro de dolencias, tanto físicas como psíquicas, e incluso sociales y educativas. Las sesiones de delfinoterapia han probado ser muy efectivas para niños con parálisis cerebral, síndrome de Down, cáncer, autismo o problemas de movilidad, quienes se sumergen en el agua acompañados por sus terapeutas e interactúan con los cariñosos y solidarios delfines. Además de los perros y los delfines, los caballos también son animales terapéuticos muy requeridos.

La hipoterapia es un tratamiento fisioterapéutico y psicomotriz en el que el paciente se recuesta sobre el caballo, que es llevado por un monitor en terapias ecuestres, y que coadyuva al tratamiento físico de las discapacidades más severas. Otra modalidad práctica de terapia animal muy utilizada por los especialistas consiste en organizar excursiones con sus grupos de pacientes a establecimientos rurales para que se relacionen con caballos, burros, perros, terneros, etc. Relacionados: Terapia con mascotas para ancianos Perros terapéuticos: el Golden Retriever.