Tienda en Mallorca colocó un cartel que prohibía la entrada a perros y rumanos


11 El pasado fin de semana fue retirado un cartel de contenido xenófobo colocado en la puerta de una tienda informática de la cadena Beep, de la localidad mallorquina de Andalucía.

Como lo vez en la foto, el cartel va muy directo y de fondo los colores de la bandera Rumana. Además los responsables de esta cadena de tiendas, posaron otros mensajes del mismo calibre en los escaparates, los que en líneas claras dejaban cierto mal olor a generalizar lo malo de unos en un todo general.

La nota titulada “Inmigración” y subtitulada: “Descripción del cabrero de ayer después de que tres rumanos me robaran dos portátiles". Para luego coronar tremenda molestia con el siguiente texto: "Hoy quiero hablaros de algo, y es de esa plaga que va en aumento, son esos P...

Rumanos ¡ohhh! que encima también trabajan los días de fiestas", y termina con una clara amenaza: "Te dicen que no hablan español, pero lo entienden todo, voy a cortaros las manos rumanos hijos de P..." Los dueños se excusaron bajo el hecho de haber sido ellos los atentados, al ser robados dos ordenadores portátiles el viernes pasado por un grupo de rumanos, el robo asciende a 3.000 euros.

Luego de que este letrero llegara a la prensa y estuviera en boca de todos, la cadena Beep se lavo las manos y dijo que esta acción era meramente de carácter individual, dejándole toda la responsabilidad al administrador en Mallorca, prometieron tomar las medidas del caso y hacer una investigación. En nuestro estado de claridad mental, sabemos que en todo lugar, ciudad o país existen personas malas y buenas, no se puede encasillar al total de una nacionalidad por unos cuantos facinerosos. Es malo actuar cuando uno esta caliente, es mejor calmarnos que es cuando las ideas circulan mejor y son positivamente más efectiva.

Otro punto es llamar a la gente perros, hay que dejar esa frase tan errante, que si supieran que los animales tienen más humanidad que los propios humanos.

Dejémonos de retrocesos y a demostrar que somos un país en continuo desarrollo. Fuente: El País.