Trailers de Tierra la película de nuestro planeta


11 [kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/kRvfG6jIt24" width="425" height="350" wmode="transparent" /] 2 Trailer de estos 99 minutos de espectaculares y hermosísimas imágenes, programado fuera de concurso en la Sección Oficial del certamen donostiarra. Sus directores, Alastair Fothergill y Mark Linfield, autores de Deep blue, recibieron un largo aplauso al término de la proyección de la película, rodada con las más novedosas cámaras de alta definición. [kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/UmhdXIIgpTc" width="425" height="350" wmode="transparent" /] Los realizadores usan el sol como guía en este viaje marcado por los cambios de estación, que comienza con el despertar de una familia de osos polares en primavera, con un deshielo que crece como consecuencia del calentamiento del planeta y amenaza cada vez más su supervivencia. Esa situación la viven también las manadas de elefantes africanos que atraviesan el desierto de Kalahari hacia el delta del Okabango, cuyas rutas migratorias van sumando kilómetros con los años porque son interrumpidas por granjas y asentamientos humanos. Tierra también se detiene en los océanos, en un viaje de 6.400 kilómetros que deben emprender una ballena jorobada y su cría desde las cálidas aguas ecuatoriales hasta la Antártida para obtener su alimento de 'krill', los camarones que necesitan del hielo para no desaparecer. Los realizadores de Tierra, en un recorrido aéreo, descubren al espectador la perfección de las dunas del desierto, las cumbres heladas del Himalaya y las grandes cataratas. También llegan sus cámaras a los trópicos de Nueva Guinea y se acercan con detalle a las ceremonias de sus aves del paraíso, como también lo hacen con otros animales que buscan su sustento en los más débiles y que, como el tiburón blanco, en grave peligro, son necesarios desde el primero al último para mantener el equilibrio de la cadena alimentaria. Los autores recuerdan que los cambios estacionales son cada vez menos fiables y que mantener ese frágil equilibrio de lo que todavía existe en la Tierra está en nuestras manos, ahora más que nunca..