Tratamiento de filariosis canina


11 Lo importante en cuanto al tratamiento contra la filiarosis es que todos los casos son tratables, incluso los más graves, como los que afectan a la vena cava. Eso sí, cuando se tiene un diagnóstico tardío, hay varios órganos que pueden sufrir degeneraciones, lo que dificulta más su tratamiento.

De lo que se infiere que el diagnóstico precoz, como en todas las enfermedades complicadas, es lo ideal. Según las indicaciones aceptadas como las más efectivas, la división en varias etapas es lo conveniente.

En este caso tres: evaluación general, eliminación en el torrente circulatorio y eliminación en el corazón. En el primer caso, se impone un examen físico, con pruebas de laboratorio. También es necesaria una radiografía torácica.

La segunda etapa incluye la eliminación de las llamadas microfiliarias que corren por el torrente sanguíneo.

Esto mediante la utilización de un derivado de la ivermectina por vía oral. Y la tercera etapa se eliminan ya los parásitos adultos del corazón. En este caso se utiliza la tiacetarsamida sódica.

Se administra durante dos días, y son cuatro inyecciones cada doce horas.

Claro, siempre mediante la supervisión de un veterinario..