Tratamiento médico contra la rabia


11 A continuación algunas medidas prácticas de control para los humanos infectados por la rabia, así como de los animales sospechosos de tener la enfermedad, especialmente cuando se encuentran en situaciones en donde pueden contagiarla a otros perros o a las personas. El aseo es fundamental, se debe exponer a la persona a un aseo local, en donde se haya dado la herida, y luego administrarle benzalconio al 1%, soluciones yodadas al 5% o alcohol del 40 al 70%. La sutura de la herida, por su parte, debe ser infiltrada con gammaglobulina humana antirrábica o suero.

Por supuesto, los antibióticos y toxicoides tetánicos suelen ser recomendados según los casos que se den.  La inmunoprofilaxia es la administración de suero hiperinmune o gammaglobulina y vacuna antirrábica. Finalmente, en cuanto al control del animal sospechoso de rabia, es importante en primer lugar capturarlo y llevarlo hasta un veterinario que confirme o no la infección.

En casos de sacrificios de los animales, suelen ser preservado el cerebro, pues mediante esto se puede establecer un diagnóstico preciso de si el perro tenía rabia. Relacionados: Prevención de la rabia - Síntomas de rabia - Consecuencias de la rabia - La rabia - Vacunación contra la rabia - Contagio de rabia a humanos.