Turismo rural en Holanda


11 A Holanda se la recorre de palmo a palmo en un día.

Su territorio no es grande, pero aún así la riqueza turística de este país es inmensa.

Incluso en el ámbito del turismo rural. Por ello, para las próximas vacaciones, Holanda ofrece muchas opciones para pasar el tiempo lejos del mundanal ruido de las grandes ciudades. Gente muy hospitalaria habita el mundo rural de Holanda, por lo que este es un bien incalculable a la hora de decidir pasear por allí.

Abunda las granjas, que se convierte en una postal típica del país.

Están en marcadas en una naturaleza silvestre a veces ajena a países ultramodernos como de hecho es Holanda. Son tesoros naturales escondidos, pero frente a los mismos ojos de la gente común. Hay granjas que ofrecen albergue a los turistas.

Generalmente proporcionan habitación y desayuno, atención al cuarto y guía para conocer los alrededores y disfrutar de la estancia.

Se pueden organizar excursiones a las tierras de cultivo de muchas de las granjas que funcionan como tal perfectamente ante la vista de los visitantes. También las típicas casas rurales holandesas ofertan hospedaje y son opciones muy frecuentadas por muchos. Desde estos lugares, se pueden conocer toda la vida cotidiana de las persona del campo y, aún más, la cultura holandesa..