Una curiosidad histórica


11 Una leyenda nos cuenta que, en los días del Diluvio, cuando Noé construyó su arca y embarcó en ella una pareja de todos los animales que entonces se conocían, no pudo incluír ningún gato porque aún no existían en aquellos tiempos remotos.

Luego, cuando empezó a llover y el arca a navegar, las ratas y ratones comenzaron a mostrarse "activos" en su interior, hasta tal punto que las provisiones fueron disminuyendo de un modo alarmante.

Entonces Noé, preocupado, se dirigió al león, el rey de los animales, y le preguntó qué se podía hacer. El león reflexionó, se rascó la cabeza y estornudó, saliendo entonces de sus narices una serie de leoncitos en miniatura. Eran los primeros gatos.

Estos en seguida se pusieron a cazar, y los roedores fueron disminuyendo tan de prisa que los supervivientes, aterrorizados, se escondieron en sus agujeros y desde entonces siempre han permanecido en ellos..