Viajar con mascotas en transportes públicos


11 Viajar con mascotas en transportes públicos es algo no exento de complicaciones, aunque cada vez sea más fácil encontrar alojamientos que acepten a tu animalito.

La legislación prohíbe expresamente que viajen a bordo con el resto de los pasajeros en autobuses, pero algunas compañías, como Alsa, permiten llevar al animal en el maletero dentro de un transportín. En este tipo de empresas de autobuses no piden certificados sanitarios ni hay un límite de peso.

Los únicos requisitos consisten en que pagues el 50% del billete y te hagas cargo de todo lo que pueda llegar a suceder con tu mascota durante el viaje. En cuanto al tren, Renfe sólo admite animales que pesen menos de 6 kg, y dentro de un transportín que no exceda los 60 x 35 x 35 cm. Durante el trayecto la jaula deberá estar delante del dueño del animal, sin que moleste a nadie, por lo que no ocupa plaza; a pesar de ello, también hay que pagar el 50% de un billete de tarifa normal. Si viajas en avión, empresas como Iberia permiten que el animal lo haga en la zona de pasajeros si pesa menos de 8 kg, incluyendo el trasportín en el que lo trasladarás; en Air Europa el límite son 6 kg.

Si su peso es mayor, deberá viajar en la bodega dentro de un contenedor. Sin duda, el coche es el medio más recomendable para que viajes con tu mascota, pero si no queda otro remedio por las grandes distancias, tendrás que subirlo a un avión, situación que  lo estresará mucho, a pesar de que las bodegas de estas aeronaves están perfectamente acondicionadas al efecto... Relacionados: Viajar con mascotas en avión Viajar con mascotas en tren Cómo hacer para que el gato entre en la jaula de transporte.