Zoonosis, enfermedades transmisibles entre animales y humanos. Escabiosis o Sarna


11 La sarna de los perros y en menor medida la de los gatos, puede ser transmitida a los seres humanos, aunque los síntomas en estos últimos son menos graves, menos duraderos y en general curan rápidamente.

El agente de la sarna es un ácaro, el Sarcoptes Scabiei, que vive sobre la piel de los animales afectados y cava túneles y galerías por debajo de las mismas, causando caída del pelo, picazón intensa y lesiones de la piel. En el perro la sarna comienza en la cabeza y en áreas del cuerpo con piel delgada, como por ejemplo las axilas y la zona inguinal; luego puede extenderse a todo el cuerpo, dándole a los animales un aspecto indeseable y dejándolos predispuestos a contraer otras enfermedades. La transmisión a los humanos se efectúa por el contacto directo y reiterado con los animales afectados.

Cuando estos ácaros pasan a las personas suelen ocasionar lesiones circunscriptas y que no se extienden, pero el contacto repetido con un animal enfermo puede ocasionar continuas reinfestaciones. Los ácaros de los animales NO se reproducen sobre el ser humano, es por eso que las lesiones no se extienden. Las lesiones en humanos suelen presentarse en manos, brazos y piernas, causando enrojecimiento de las zonas y picazón.

El continuo acto del rascado irrita a la piel y la lesiona, lo que puede dar origen a infecciones secundarias, siendo éste el verdadero problema del contacto con los animales que tienen sarna.

El rascado también transporta a los ácaros de un sector a otro de la piel, produciendo nuevas lesiones. Prevención: al igual que lo expresado para las dermatomicosis, la prevención consiste en el control veterinario de los animales en forma periódica y en especial si se los ve rascándose con asiduidad y en evitar el contacto estrecho con ellos, manteniendo una adecuada higiene personal y de la vivienda. Ademas, evitar dejar a los animales sueltos, pues los ácaros se depositan en yuyales, basurales o sitios donde frecuentan los perros con sarna, reproduciéndose así la enfermedad.

El tratamiento en humanos suele ser el uso de lociones pediculicidas, aplicadas en forma local sobre la lesión. Fuente: veterinariosursf.