1922 Stanley 735, el vehículo por descarga de vapor


11 No es el primer artículo que escribimos sobre motores alternativos y antiguos.

Cuando a principios de siglo se estableció una lucha más o menos feroz sobre la fuerza motriz a utilizar en el siglo XX, tres tecnologías pugnaban entre sí casi en igualdad de condiciones con tres formas diferentes de energía: la eléctrica, la gasolina y el vapor. Que al final ganara a todas ellas la gasolina fue simplemente un hecho anecdótica, cualquiera de las otras dos tenían prácticamente las mismas posibilidades. Hoy os traemos aquí un ejemplo de un vehículo (se fabricaron bastantes por parte de Stanley) que utilizaba la tercera energía popular por aquél entonces: el vapor. Por su funcionamiento, la energía requirida no se obtenía de una combustión interna, como en los motores actuales, sino que el vapor debía proveerse de manera secundaria, con cualquier método al uso (como calderas). Cualquier estudiante sabe que el motor Steam (la máquina de vapor) fue uno de los que propició la revolución industrial, aunque a veces lo ignoremos y lo tengamos como algo demasiado extravagante.

El músculo (caballos y animales de tiro) se sustituyó por la energía del vapor, que, durante bastantes años, muchos años, movió fábricas y países. Movió el mundo. Referencias: Hemmings Relacionados en MotorSpain: ¿Quién mató al coche eléctrico? Más datos sobre el motor Steamer: Wikipedia - Catskillarchive.