BMW y NASA concluyen sus tests sobre el BMW Serie 7 Hydrogen


11 "Reduce el 90 por ciento de las emisiones de CO2", es una frase dentro de la extensa explicación que dio Karl-Heinz Ziwica coincidiendo con el lanzamiento del Endeavour, Vice presidente de ingeniería de BMW, y esta lapidaria frase lo explica y lo aclara todo, siendo suficientemente esclarecedora sobre el alto valor de un vehículo con motor de hidrógeno. Claro que los escollos son grandes, pero no lo eran menos en los inicios de los motores de explosión interna de ciclo Otto (pistones que se quedaban pegados a los cilindros, "huecos" por los que escapaban chorros de combustible y aceite, explosiones del motor y de los carburadores, etc...).

No se avanza en este tipo de cosas de la noche a la mañana, pero hay que admitir que en materia de motores de hidrógeno, parte por las presiones de las petroleras, parte por la falta de inversiones y la desidia, la investigación se ha retrasado muchísimo y ha durado demasiado. Durante las pruebas a la Serie 7 Hydrogen de BMW, el personal de la NASA tuvo acceso a la flota del vehículo (que funciona con el mismo combustible que las lanzaderas de la Agencia Espacial Norteamericana), y se sirvieron del mismo combustible que se encuentra en las instalaciones de la NASA. La fase de testeo tuvo una duración de ocho semanas, en donde los ingenieros de BMW se mostraron muy satisfechos de haber cedido sus vehículos a una organización que está en la vanguardia de la innovación y de la tecnología aeroespacial. La misma satisfacción que, sin duda, debieron tener los afortunados probadores que disfrutaron de la Serie 7 más limpia y avanzada de BMW. Más sobre la noticia: NASA Relacionados en MotorSpain: Brad Pitt y su BMW Serie 7 Hydrogen.